ciudad de holguin .org - Ciudad de los Parques  
  • Español(Spanish Formal International)
  • English (United Kingdom)

Parque Bariay

El Parque Bariay, Monumento Nacional, está situado aproximadámente a 37Km de Ia costa Norte de Ia provincia Holguin en Cuba y el mismo constituye un penicayo con un area de aproximadamente 25 Km2, y está acotado por las bahías de Jururú (Oeste) y la de Bariay (Este). Sus riquezas naturales e historicas van desde su bahía y rio, escenarios del desembarco de Cristóbal Colón, hasta sus diversos ecosistemas.

El Parque Bariay cuenta con suficientes atractivos, pues tiene excelentes playas y una muy rica y peculiar flora y fauna.

Se presentan en El Parque Bariay las siguientes formaciones vegetales: manglar, complejo de vegetación de costa rocosa, complejo de vegetación de costa arenosa, matorral xeromorfo costero, bosque siempreverde micrófilo, bosque semideciduo micrófilo, matorrales secundarios y bosques secundarios.

En el caso de la flora en El Parque Bariay se han identificado un total de 359 especies, pertenecientes a 294 géneros y 77 familias.

La infraestructura de El Parque Bariay reúne más de tres parques y un centenar de senderos a recorrer a través de más de 40 kilómetros de costas acantiladas, donde puede disfrutarse de 13 playas —como las de Guardalavaca, Esmeralda y Pesquero—, seis bahías, tres ríos, siete cayos, unas 170 cuevas y numerosos sitios arqueológicos. A ello se unen bosques naturales y la cercanía del Parque Recreativo-Cultural Chorro de Maíta. Además el sitio posee una extraordinaria plataforma submarina, con varias barreras coralinas y pecios hundidos.

Desde El Parque Bariay es posible admirar dos de los sitios más llamativos de la geografía de Holguin: las elevaciones montañosas La Silla de Gibara, montaña nombrada así por el Almirante Cristóbal Colón, debido a su semejanza con una silla de montar a caballo, y la Mezquita de Colón, sitio que recrea una hermosa leyenda andaluza.

Hoy constituye un hecho confirmado que la bahía de bolsa de Bariay fue el primer punto de nuestra geografía tocado la Niña, la Pinta y la Santamaría, las tres naves comandadas por Cristóbal Colón —razón por la cual El Parque Bariay ha sido convertido en Monumento Nacional— y la belleza de su entorno se enriquece con el rescate de la historia y los denodados esfuerzos por devolver su apariencia original al lugar.

Se entra al Parque Bariay por el fortín español, pequeña construcción aparecida durante la Guerra de Independencia de Cuba (1895-1898), enteramente construida de madera dura y montada sobre pilotes; con piso de tablones, techo de madera forrado de hojas de palma, que cuenta también con aspilleras. En su interior se conservan objetos de los que utilizaban en aquella época los españoles en Cuba.

Dentro de El Parque Bariay, el sitio donde fondearon las naves de Colón está marcado por una boya, la cual presenta una banderola en su parte superior con el escudo de armas del Almirante Cristóbal Colón.

Desde allí pudieron ver los navegantes las techumbres de las casas de una aldea aborigen. Desde allí ordenó Colón echar anclas y mandó desembarcar para llegar a tierra y tomar posesión en nombre de los Reyes Católicos.

Fueron, precisamente, las excavaciones arqueológicas realizadas por el Dr. José Manuel Guarch del Monte (1931-2001) y sus colaboradores en El Parque Bariay —quienes con anterioridad habían descubierto la aldea y cementerio taínos de Chorro de Maíta— las que pusieron al descubierto los restos de la aldea de pescadores que halló Colón en su primer viaje, y de la cual se ha realizado una réplica, muy cerca del museo levantado justo donde se encontraron las evidencias arqueológicas, la cual ofrece una muestra de la vida, costumbres y forma de vida de aquellas comunidades en HOLGUIN. de entonces a acá, nuevos hallazgos arqueológicos se han concretado como parte de una política dirigida a rescatar el patrimonio histórico y cultural, y potenciar su conocimiento, protección y manejo adecuado.

Otra importante construcción, en el extremo más alejado de El Parque Bariay y ya junto a las aguas del Atlántico, es el Monumento Conmemorativo del Medio Milenio del Encuentro entre las Dos Culturas, hecho que no puede dejar de tenerse en cuenta por su extraordinario significado histórico, aunque haya venido cargado de barbarie.

El monumento —obra de la artista plástica de Holguin Caridad Ramos— presenta las ruinas de una construcción neoclásica europea junto a la réplica de objetos hechos por los nativos y encontrados en las excavaciones cercanas, para mostrar de forma concreta el encuentro, todo ello en medio de una exuberante naturaleza muy propia de Cuba.